Donald Wood

Donald Woods

Sudáfrica ha despedido a Donald Woods como un héroe y las principales organizaciones internacionales de defensa de la libertad de prensa le han recordado por su valor. El ex presidente sudafricano Nelson Mandela, uno de sus mejores amigos, reconoció que es uno de los que más han hecho por la democratización del país. No en vano, Donald Woods, fallecido en Londres a los 67 años, fue el periodista, blanco y sudafricano, que dedicó su vida a la lucha contra el apartheid y que quedó inmortalizado por Richard Attenborough en la película Grita libertad (1987).

Nacido en una aldea remota del Transkei en 1934, se dio a conocer por su información sobre la detención y ejecución en la cárcel por policías sudafricanos de Steven Biko en 1977. Había crecido en un ambiente muy conservador y en dos idiomas: el inglés y el xhosa, la lengua local. Su conversión al liberalismo y, sobre todo, a la igualdad racial comenzó en la facultad de Derecho de Ciudad del Cabo a comienzos de los 50: «Solía acudir a los debates y lo que escuchaba me convenció de que el apartheid (desarrollo separado de las razas) era una gran mentira obscena».

Se pasó al periodismo, pero ante las dificultades para practicarlo en libertad se fue a Inglaterra y a Canadá. En EE.UU. conoció de primera mano la segregación racial de finales de los 50. En el 60 regresó a Sudáfrica y se incorporó al Daily Dispatch. Cinco años más tarde era nombrado director. Contrató a muchos periodistas negros y empezó a editar suplementos especiales para los lectores negros, algunos de ellos en la lengua xhosa. Se hizo muy incómodo para el Partido Nacional y sus visitas a los tribunales pasaron a ser pura rutina, pero su prestigio entre la mayoría negra aumentó tanto que el primer ministro, John Vorster, le recibía periódicamente para «conocer lo que pensaba el verdadero enemigo».

En el 73 conoció a Biko, quien, con sólo 22 años, había fundado el Movimiento de la Conciencia Negra en el 69 y se había convertido en uno de los dirigentes más importantes de la lucha contra el apartheid. El carácter y la visión tranquila de aquel ex estudiante de Medicina le impresionaron e intercedió ante las autoridades para que negociaran con él. Pero el régimen de Vorster vio en Biko un segundo Mandela y lo mandó detener. Los policías que le torturaron y asesinaron en la cárcel 21 días después son de los pocos que no se beneficiaron en 1999 de la amnistía aprobada por la Comisión de la Verdad y la Reconciliación. Tras enterarse de la muerte de su amigo, Woods fue rápidamente a la morgue donde estaba el cuerpo y se las arregló para tomar varias fotografías del cuerpo apaleado de Biko, que mas tarde serían publicadas y conmocionarían a la opinión pública. El régimen endureció aun más la represión, y Woods pasó a ser buscado por la policía. No contentó con la ejecución de Biko, el Gobierno lanzó una campaña de represión contra todos los amigos del carismático líder negro, siendo Woods una de las primeras víctimas. Fue detenido, se le prohibió escribir y hablar en público y perdió la dirección del periódico. Para escapar del acoso, se disfrazó de sacerdote y, el día de Nochevieja del 77, huyó a Lesotho, desde donde se trasladó a Inglaterra. Hasta el 90 no regresó a Sudáfrica.

En el exilio escribió la biografía de Biko y su propia autobiografía, que, junto a sus recuerdos personales, son la base de Grita libertad. La reina Isabel II le nombró Comandante del Imperio Británico, una de las principales condecoraciones del Reino Unido. Fue un premio más que merecido. En el exilio, Woods se convirtió en un crítico del régimen más eficaz incluso de lo que había sido en el interior. En el 78 fue invitado a explicar la situación ante el Consejo de Seguridad de la ONU, siendo el primer ciudadano particular que habló ante el Consejo. Desde Londres, donde se instaló con su esposa Wendy y sus cinco hijos, realizó 12 giras de conferencias por EEUU, en las que visitó 462 universidades y se reunió con el presidente Carter y los miembros del Departamento de Estado. Asesoró a la UE en su política de sanciones contra Sudáfrica en los 80, a pesar de los esfuerzos de Thatcher por impedirlo, y a 37 gobiernos occidentales que solicitaron sus consejos.

Persona afable, buen pianista y con gran sentido del humor, nunca se integró en el Congreso Nacional Africano. A pesar de ello, sus dirigentes le consideraron siempreuno de los suyos. Falleció en Londres el 19 de agosto de 2001.

Todo un ejemplo.

 

 

Anuncios

~ por masqueinstantes en mayo 27, 2008.

3 comentarios to “Donald Wood”

  1. Siempre senti una profunda admiracion por este gran hommbre que lucho incansablemente por los derechos del hombre negro, en su propio pais .la segregacion fue una absoluta aberracion de unos pocos ,que sometieron a la raza negra a toda clase de terrorismo de estado , .Bico fue un luchador de los derechos fundamentales del ser humano ,la libertad”

  2. Lástima que hoy no viva; para ver ¡cómo hemos evolucionado!Podría hablar con el preseidente EE.UU Obama, ver con F1 triunfa Hamilton, en tenis las mellizas Campeonas de tenis,y otros tnatos de los que somos fanáticos Hoy recién vi la Película Grita Libertad .Son verdaderos heróes de la Humanidad

  3. He visto la pelicula “Grita Libertad” y me ha impresionado muchisimo la vida de este hombre,todo lo que luchó y arriesgó por la causa de los negros en Sudàfrica,desde aqui quiero honrarle a El y a su familia por tan precioso testimonio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: